Los estragos del cambio climático cada ve se hacen sentir con mayor fuerza en nuestro planeta. Alcanzando tal nivel, que incluso podrían hacer desaparecer de la faz de la tierra algunos de nuestros alimentos favoritos.

¿Concibes tu vida sin poder probar bocado alguno de chocolate o, peor aún, sin una taza de café al desayuno?

Si te derrites por el delicioso humus, pon atención. El cultivo de garbanzos utiliza muchísima agua (aproximadamente 287 litros para producir solo medio kilo de esta legumbre). Actualmente, la producción mundial de garbanzos ha disminuido en un 40 o 50 por ciento debido a las sequías. Por lo que el humus podría convertirse en cosa del pasado.

¿Te imaginas una mañana sin café? Pues, mejor comienzas a imaginártela. Según CBC News, el 70 por ciento de la producción mundial de café podría extinguirse hacia el año 2080. La mayoría del café es fabricado en base a los granos de la especie Arábica, que se desarrolla mejor entre 18 y 21 grados centígrados. Con las temperaturas que sobrepasan esa media, el café ve afectado su sabor, por lo que el paso de los años podría disminuir considerablemente la calidad del café.

Según como van las cosas, los investigadores señalan que para el año 2048 no habrá más peces en el océano. La pesca industrial está acabando con las especies, sobre todo el sistema de pesca de arrastre, que acaba con mucha fauna marina sin distinción. Esto ha provocado que el ambiente se vuelva mucho más susceptible ante la contaminación y las toxinas, lo que ha provocado un ciclo submarino mortal con un fin próximo.

Dicen que en el 2030 podrían extinguirse. Esta especie requiere de al menos 5 meses de un clima consistentemente cálido que además debe ser lluvioso. Si no llueve, las plantas se llenan de hongos. ¿Amas tu emparedado de crema de cacahuate? Si no se extinguen, podrían convertirse en un lujo gastronómico.

¿Podrías vivir sin chocolate? Quizás deberías plantearte esta idea, por más imposible que parezca, pero la realidad indica que estamos comiendo más chocolate del que se produce. En 2015 el planeta consumió miles de toneladas más de lo que se produjo, algo que podría aumentar exponencialmente hacia el año 2030. Uno de los mayores problema es que África occidental, que produce el 70 por ciento del chocolate mundial, está experimentando un aumento de temperaturas y escasez de agua, además de un hongo que destruye cosechas completas.


Vía VeoVerde

Opina que es gratis