El gobierno de Pedro Pablo Kuczynski no quiere quedar mal (más) frente a sus pares “de-mo-cra-ti-cos” del continente. Por eso, a través de la canciller Cayetana Aljovín, ha manifestado su rechazo a la presencia de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, en la próxima Cumbre de las Américas, que se realizará el 13 y 14 de abril en Lima.

“La presencia de Nicolás Maduro no será bienvenida en la Cumbre de las Américas”, dijo Aljovín esta tarde a su salida de la reunión del llamado “Grupo de Lima”, que reúne a cancilleres y representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

En su explicación de esta medida, Aljovín citó al informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), institución que había sido criticada antes por el ministro de Justicia, Enrique Mendoza, cuando esta se manifestó en contra del indulto que PPK otorgó al exdictador Alberto Fujimori.

Ahora, sin embargo, el gobierno peruano respeta y reconoce a la CIDH por lo que ha dicho sobre Venezuela en un reciente informe sobre la situación de los derechos humanos en ese país.  En este sentido, el Grupo de Lima resaltó el “deterioro de la vigencia de los derechos humanos y la grave crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela”, por lo que apoyó el pedido de la CIDH de investigar “crímenes de lesa humanidad ocurridos en las protestas de 2017”. 

Sobre la convocatoria a elecciones en el país de Maduro, la canciller peruana exhortó al gobierno venezolano a reconsiderar este proceso “apegándose a su propia normatividad, presente un nuevo calendario electoral”. Pidió que todos los partidos participen en unas futuras elecciones en Venezuela.

 Actualmente, un sector de los políticos peruanos acusan a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) de una supuesta intromisión en el país por haber ordenado que se archive un proceso contra cuatro magistrados del Tribunal Constitucional (TC). Pero en el caso de Venezuela, el gobierno fundamenta su posición en un informe de la CIDH, rechaza la presencia de un mandatario en la Cumbre de las Américas y le pide a otro gobierno que reconsidere su convocatoria a elecciones generales. Ojalá sean coherentes con su posición frente al Sistema Interamericano de Derechos Humanos y respeten lo que ha dicho la Corte IDH sobre el caso El Frontón y lo que diga, pronto, sobre el indulto a Fujimori.

Opina que es gratis