Si Nicolás Maduro quería frenar el éxodo de venezolanos al exterior generado por la profunda crisis económica y social que atraviesa su país, escogió la peor forma: burlarse de sus compatriotas en el exterior. 

En una rueda de prensa este martes, el presidente venezolano aseguró que muchos de los venezolanos que salieron del país están “arrepentidos” y afirmó que seguro están “lavando pocetas en Miami”. 

A pesar de la crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela, el jefe de Estado afirmó que quienes salieron del país obedecieron a una “propaganda” que “les llenó la mente”. Criticó que aún en la situación actual, no dejaría jamás la patria.

“Sé de muchos que la propaganda en contra de nuestro país les llenó la mente, se fueron y están arrepentidos. No sabes cuánta gente está lavando pocetas en Miami ¿tú te irías a lavar pocetas en Miami? Yo no dejaría mi patria jamás”, expresó el mandatario Maduro durante la rueda de prensa previa a la inauguración de la Universidad Martin Luther King en el estado Lara.

Asimismo, Maduro dijo que el país necesita profesionales y les pidió a los venezolanos que se encuentran haciendo vida en otros países que vuelvan. Añadió que Venezuela es “tierra bendita” y reiteró que en estas circunstancias hay que quedarse a trabajar para mejorar al país.

Sus palabras, obviamente, no cayeron bien entre la diáspora de su país y las reacciones a sus dichos en redes sociales mostraron el malestar ante lo que muchos vieron como una burla. 

Muchos en Chile

El nuevo gobierno de Chile informó este miércoles que la entrega de visas para extranjeros creció con fuerza el año pasado alcanzando 267.596 personas, un 53 por ciento más que en el año 2016. 

Lo curioso de la cifra es que casi la mitad fueron para venezolanos y haitianos, con 73.386 y 46.239 respectivamente.

Opina que es gratis