El periodista Daniel Coronell aseguró este domingo en una columna de opinión publicada en la revista Semana que el ex presidente colombiano Álvaro Uribe favoreció a sus hijos durante su gobierno para que se hicieran millonarios con unos sospechosos negocios inmobiliarios.

Según Coronell, la operación fue triangulada con ayuda del alcalde del municipio de Mosquera, Álvaro Rozo Castellanos, quien dio la mano a Tomás y Jerónimo Uribe para que después de 24 meses vendieran un terreno con una ganancia multimillonaria. Un sueño.

Según Coronell, el alcalde decretó el cambio de uso de la tierra a 32 hectáreas que inicialmente eran para explotación agrícola y pasaron a ser de uso industrial. Nada mal para los muchachos que entonces tenían 22 y 20 años.

Después, el mismo alcalde ordenó la modificación del índice de construcción que pasó del 50 % al 75 % con un espacio libre del 25 % para parqueaderos.

Sin embargo, el combo de la operación la completó papá. El gobierno de Alvaro Uribe Vélez, resolvió declarar esos terrenos como “Zona Franca Permanente” lo que valorizó la inversión de los hermanos de una manera exponencial: valían 91 veces su precio en apenas 2 años, según publica El Espectador.

Según Coronell, 19 hectáreas de los terrenos en mención fueron adquiridas por el alcalde Álvaro Rozo Castellanos, sus hijos (entre ellos una protegida política de Álvaro Uribe Vélez) y un hermano del mandatario municipal.

“Los Rozo compraron a un precio estupendo. Pagaron 19.000 pesos por metro cuadrado. Dos días más tarde otros compradores les pagaron a los Uribe el triple del valor por terrenos en la misma área”, dice el periodista a quien Uribe amenazó con cerrarle su canal de televisión si su candidato llega al poder.

Opina que es gratis