Actualmente considerada como la única obra maestra del cine capaz de mostrar escenas explícitas sexuales dentro de un relato basado en una historia real que sucedió en la ciudad de Tokio durante 1936. 
Se trata de la historia de amor y pasión llevada al extremo, con elementos fetichistas que protagonizó Sada Abe (Matsuda Eiko), una ex prostituta, que entra a formar parte del servicio en un hotel. Allí conoce a su propietario, Kichizo Ishida (Fuji Tatsuya) que está casado con la ama. Él es un hombre fuerte y vigoroso, acostumbrado a escoger tantas mujeres como le apetece entre la servidumbre debido a su posición de poder. Sada en un principio es más tímida y respetuosa con sus costumbres, pero pronto la gran atracción sexual que surge entre ambos les llevará a profundizar tanto en el tipo de relaciones sexuales como en la forma de recrear su particular mundo emocional reprimido.
el-imperio-de-los-sentidos
El imperio de los sentidos” supuso una gran transgresión en la historia del cine, ya que fue la primera película que, sin pertenecer al género pornográfico, mostró escenas de felación y un pene en erección, además de otras famosas escenas de sexo en la que se juega con un alimento como un huevo o prácticas sexuales arriesgadas como la estrangulación durante el clímax que prolonga el orgasmo. Para su director Oshima, estas escenas de sexo explícito eran la única manera de mostrar un libertad de expresión, imposible en Japón, para recrear un retrato gráfico sobre la sexualidad y desmontar el estereotipo sobre las relaciones íntimas en la cultura japonesa. Nagisa Oshimamuestra las dos caras existentes dentro de una cultura, ya el relato está basado en una historia real. De tal forma que su descripción de la vida íntima de esta pareja, su profundidad y los extremos hacia los que se ve abocada, no es más que un reflejo social de su propia cultura poseedora de un intimidad tan intensa, arriesgada y extrema, pero tan comedida, cauta o hipócrita como para permitir que sea conocida en el mundo exterior.
el-imperio-de-los-sentidos
A través de la historia, y sobre todo de la cultura japonesa, el sexo y la muerte están relacionados y Oshima lo ilustra mostrando un contraste entre la relación de Sada y Kichi, una relación en la que Sada es incapaz de vivir lejos de su amante, lo necesita, termina viviendo solo para él. Encerrados ambos en una habitación donde transcurre la mayoría del metraje, además del sexo, el tipo de relación que se establece entre ambos de dominio-sumisión también nos aporta mucha información acerca del papel de la mujer dentro de la sociedad y cultura japonesa.
La película difiere de la primera versión de la misma historia real realizada por Noboru Tanaka, “A Woman Called Sada Abe“, donde no se analiza la profundidad del personaje femenino individualmente, sino como integrante del propio folklore japonés. Este film se centra en la estética de las relaciones sexuales explícitas y en las relaciones de poder entre los personajes femenino y masculino.
el-imperio-de-los-sentidos
Las estrictas leyes de censura en Japón no habrían permitido la finalización de la producción de la película, considerando la postura estética del director. Para superar estas dificultades, la producción se registró oficialmente como francesa, y el material filmado terminaría por ser procesado y editado en Francia. En su estreno en Japón (y en todas las ediciones generadas a partir de entonces), las escenas sexuales se han censurado.
Fue una película que generó una gran controversia en su estreno. Aunque la intención del director fue darle una distribución comercial muy amplia, las escenas de sexo explícito entre los actores principales (Tatsuya Fuji y Eiko Matsuda) generaron una censura que, al menos en Japón, sigue vigente en la actualidad (la película sí se exhibe, pero con escenas cortadas). Inicialmente la película se prohibió en su estreno en el Festival de Cine de Nueva York de 1976, pero tiempo después comenzó a exhibirse en los Estados Unidos sin cortes, algo muy similar a lo que ocurriría en Alemania.
el-imperio-de-los-sentidos

 

Opina que es gratis