El candidato Gustavo Petro toreó al uribismo desde Medellín, corazón mismo de la iglesia seguidora del expresidente Álvaro Uribe, diciendo que eventualmente va a ser él quien lo defienda de un hipotético juicio en el extranjero.

En una retórica de fútbolista, hablando en tercera persona, dijo que el caso de Uribe será como el del expresidente panameño Ricardo Martinelli y aseguró que la justicia internacional va a requerir al exmandatario.

“Petro es el que va a terminar defendiendo, mire la paradoja, al presidente Uribe de la extradición”, dijo.

Según él, serán los aliados de Uribe “quienes lo van a traicionar y lo van a entregar como al expresidente Martinelli, de Panamá, a las cortes internacionales”.

En una reunión con empresarios y sindicalistas a quienes dio a conocer su propuesta económica, Petro recordó el escándalo conocido como “las chuzadas”, sobre las interceptaciones telefónicas y seguimientos ilegales hechas durante el Gobierno de Uribe (2002-2010) por funcionarios del DAS.

Martinelli, de 66 años, que gobernó Panamá entre 2009 y 2014, fue acusado de espionaje político y malversación de fondos públicos, motivo por el cual fue extraditado el pasado 12 de junio desde Estados Unidos a su país. Por estos delitos la Fiscalía panameña pide hasta 21 años de cárcel para el expresidente.

Opina que es gratis