Evo Morales suele salirse de protocolo. Eso, precisamente, fue lo que le dio poder: ser un político distinto a los políticos tradicionales de Bolivia. Su espontáneaidad y desarreglo. 

Eso era moda hace doce años, cuando él era nuevo. Con este tiempo a cuestas y la proyección de varios años más, el presidente boliviano dejó de ser novedad y eso cuesta. Ayer se viralizó un video suyo entregando un sistema de agua potable en el pueblo de Villamontes, al sur del país. 

El presidente se las dio de chistoso y le hizo una broma a un niño. Acá está el video.

“Me sorprendieron estos tanques de agua potable, son como platillos voladores. Ahora podemos garantizar estas obras,cuando hay un trabajo conjunto, cuando hay voluntad; por eso saludo el trabajo conjunto de las autoridades para atender la demanda de las y los hermanos”, dijo Morales en el acto, según el periódico Cambio. 

Opina que es gratis