La líder del partido opositor peruano Fuerza Popular, Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori, ha sido detenida este miércoles por orden  del juez peruano Richard Concepción Carhuancho, a petición de la Fiscalía de Lavado de Activos de Perú. Según la sentencia del juez, la política tendrá que en prisión provisional por un plazo de diez días, ya que el magistrado considera que existe un grave “peligro de fuga”. 

Según ha informado el diario peruano El Comercio, la excandidata a la Presidencia y líder de la oposición ha sido arrestada tras acudir al tribunal para ser interrogada. Keiko Fujimori estaba siendo investigada por presunto lavado de activos en el marco del caso Odebrecht junto a su marido, el norteamericano Mark Vito, que no ha sido arrestado.

El juez ha optado por ordenar la detención provisional porque según determina en el escrito, existe “grave peligro de fuga” de parte de la excandidata presidencial. También señala que Keiko Fujimori constituyó “una organización criminal” al interior de Fuerza Popular, partido que tiene “influencia e interferencia” en el Congreso y en el Poder Judicial.

“El presente caso, se evidencia grave peligro de fuga de parte de Keiko Sofía Fujimori Higuchi porque ha constituido una organización criminal en el interior del partido político Fuerza 2011 (HOY Fuerza Popular) que tenía entre sus fines obtener el poder políticos y, por consecuencia, tiene un nivel de influencia e interferencia en el Poder Legislativo y Poder Judicial”, señala la resolución. 

La abogada de la política, Giuliana Loza, ha confirmado la detención de la líder opositora y ha asegurado que se trata de “una resolución arbitraria y abusiva”, porque su defendida había acudido al tribunal en “estricto cumplimiento” de las órdenes judiciales.

“Es una resolución que no tiene sustento alguno, sin argumento alguno”, ha enfatizado en declaraciones al Canal N, antes de añadir que es “una medida sin fundamento” porque se basa en que Keiko es la líder del partido Fuerza Popular.

También ha declarado que se están “cumpliendo con los trámites reglamentarios” de la orden de detención, que implica el traslado de Keiko al local de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional, en el centro histórico de Lima.

Keiko y Vito son investigados por la presunta comisión del delito de lavado de activos por los aportes económicos recibidos a sus campañas electorales de 2011 y 2016, que incluyen ingresos por supuestos cócteles y financiación irregular por parte de Odebrecht.

Tanto Marcelo Odebrecht como su exrepresentante en Perú Jorge Barata, han señalado a fiscales peruanos que la constructora dio aportes económicos a la campaña de Keiko, quien negó reiteradamente haber recibido ese dinero.

El padre de Keiko, el exmandatario Alberto Fujimori, vio la semana pasada cómo su indulto presidencial, emitido por el también expresidente Pedro Pablo Kyucynski, fue revocado por la Justicia peruana, por lo que ha tenido que regresar a prisión para cumplir con los años de condena que le quedan por su participación en ejecuciones extrajudiciales durante su mandato. 

Opina que es gratis