3   +   2   =  

Chile tiene una cuenta de cobro para Bolivia y de eso sabe bien Sebastián Piñera, que debió hacer frente al inicio y fin de la demanda boliviana en La Haya. Hoy, la cuenta que los chilenos quieren pasar a Bolivia podría materializarse con una jugada estratégica: dejar fuera a La Paz del corredor bioceánico con el que Brasil llegue al pacífico.

Esto lo conversaron Sebastián Piñera y Jair Bolsonaro en su primer saludo protocolar donde el neofascista aseguró que Santiago sería su primer destino internacional tras asumir el cargo. 

Piñera fue uno de los primeros mandatarios que hablaron con Bolsonaro tras su triunfo. La agenda, según señalan en La Moneda, fue amplia.

En la conversación telefónica que sostuvieron ayer se abordó la eventual visita que hará a Chile como presidente electo, que sería la primera de Bolsonaro y que podría incluir a continuación un viaje a Estados Unidos para juntarse con Donald Trump; la eventual aprobación del TLC entre ambos países y un tema estratégico: priorizar la construcción de un corredor bioceánico entre el puerto brasileño de Santos, en el Atlántico, y las costas chilenas en el Pacífico.

Se trata de una carretera clave para las rutas comerciales mundiales: se calcula que podría reducir el tiempo de viaje del transporte comercial entre Asia y Brasil en hasta tres semanas. Y el camino pasaría, además de Brasil y Chile, por territorio paraguayo y argentino.

Sin embargo, existe un elemento más de interés geopolítico. La ruta que Bolsonaro y Piñera miran con interés -según quienes conocieron el contenido de la conversación que sostuvieron ayer- no pasaría por Bolivia, país que sí es considerado en otras alternativas probables de corredores entre el Atlántico y el Pacífico. De hecho, un proyecto de 2007 consideraba una ruta entre Santos -en Brasil- y Arica o Iquique, en el norte chileno, pasando por tierras bolivianas. Pero luego Evo Morales optó por descartar la posibilidad y, en vez de ello, concentrarse en un camino que terminaba en puertos peruanos.

Aunque no se conocen detalles de las rutas, hay dos antecedentes. El primero es que, en 2009, los gobiernos de Brasil, Chile y Argentina acordaron una ruta que iría entre Porto Alegre y Coquimbo. Pero el año pasado surgió una nueva opción -pensada en su origen para una vía férrea comercial- que va entre Santos y el puerto de Antofagasta.

En la conversación, Piñera felicitó al fascista por su victoria, mientras que el mandatario electo le confirmó que Chile será el primer país que visite tras haber ganado las elecciones, una información que más temprano ya había dado a conocer, en entrevista con TVN, el jefe de gabinete de Bolsonaro, Onyx Lorenzoni. “Me confirmó que iba a visitar Chile. Entiendo que su primer viaje fuera de Brasil va a ser a Chile, y después probablemente va a ir a Estados Unidos”, dijo Piñera.

El Mandatario no entregó detalles de la fecha de la visita de Bolsonaro, si es que será antes o después que asuma como Presidente de Brasil, y se restó a decir que será “muy pronto”. Tanto en Presidencia como en Cancillería sostienen que no hay una fecha definida para la visita y que depende del equipo de Bolsonaro, aunque el diario O Estado de Sao Paulo afirmaba ayer que Bolsonaro vendrá a Chile en diciembre, después de que se realice una operación.

Por otro lado, Piñera ratificó que viajará a Brasil el 1 de enero para el cambio de mando.

Además, en medio de las críticas que ha recibido el Mandatario sobre la postura que ha adoptado frente a Bolsonaro, recalcó que “tuvimos muy buenas relaciones en nuestro primer gobierno con el Presidente Lula, y vamos a tener también muy buenas relaciones con el Presidente Bolsonaro, porque es lo que los países necesitan”. Y añadió que “Chile y Brasil han sido aliados estratégicos y vamos a fortalecer esa relación, y de eso conversamos mucho con el presidente electo”.

Durante la jornada, además, Piñera comentó en Twitter que “Brasil es un país-continente e importante aliado estratégico”, junto con señalar que “hablamos del TLC y del corredor bioceánico que unirá el Atlántico con puertos chilenos del Pacífico”. Ese mensaje fue comentado en la misma red social por el propio Bolsonaro, quien escribió que “Brasil y Chile tienen todo para fortalecer sus relaciones, un abrazo Presidente”.

Opina que es gratis