Mario Vargas Llosa, premio nobel de literatura, es uno de los invitados favoritos de los defensores de la “unidad de España” en Cataluña. Su defensa de España y la españolidad, incluyendo la corona, lo han convertido en una de las vedettes más aclamadas del conservadurismo ibérico. 

Por eso resulta curioso que el escritor peruano, virulento crítico de la izquierda y los que lo quieren todo gratis, aparezca como un evasor de impuestos a su amada España, tal como lo publica Vanitatis.

La Dependencia Regional de Recaudación Especial de Madrid de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria reclama al escritor Varguitas  la cantidad de 2,1 millones de euros, 

El autor de La fiesta del chivo no está de acuerdo con la petición del fisco, con lo que va a pleitear con el organismo tributario. Según Vanitatis, sus abogados le han aconsejado mantener la deuda suspendida para que no entre en fase ejecutiva mientras se dirime la decisión por la vía administrativa.

Para avalar la cantidad reclamada por Hacienda, Vargas Llosa ha decidido pedir una hipoteca privada con la institución pública por la cantidad que se le reclama y poner como aval las escrituras de su casa en Madrid. 

Vargas Llosa es propietario del inmueble a través de la sociedad holandesa Jurema BV. La propiedad estaba antes a nombre de otra entidad del mismo país pero en febrero de 2018 se cambió de sociedad, según informa Vanitatis con datos del KVK, el registro mercantil holandés.

Opina que es gratis