La expresidenta argentina Cristina Kirchner y sus hijos Máximo y Florencia Kirchner están a un paso de ir a juicio oral por lavado de dinero. Incluso, ya cuentan con un expediente y en breve el fiscal encargado del caso, Gerardo Pollicita, pedirá que la causa conocida bajo el nombre Hotesur SA sea iniciada.

Actualmente, un juez procesó a la ex presidenta, a sus hijos y al empresario Lázaro Báez, entre otros, como responsables de actividades ilícitas de blanqueo agravadas por actuar en banda, en la causa donde se investigaron las operaciones de Hotesur SA, empresa dueña del hotel Alto Calafate donde la ex presidenta tendría una importante participación. También se respaldaron los embargos por 800 millones de pesos argentinos que recaen sobre cada uno de los imputados. 

La hipótesis que se investigó es que los ex presidentes y sus hijos recibieron dinero “a través del negocio hotelero bajo cierta apariencia de legitimidad”, lo que -según señaló el juez en el procesamiento que confirmó la Cámara- les aseguraba poder declarar esos fondos ante la Oficina Anticorrupción y ante el fisco “ocultando su verdadero origen” supuestamente ilícito. Estas transferencias incluyen los 4,6 millones de dólares que la hija de Cristina Kirchner tenía en el Banco Galicia, embargados hace dos años. 

Según el juez de la causa, las supuestas maniobras comenzaron por la necesidad de Néstor y Cristina Kirchner de contar con dinero líquido “en blanco” para poder “justificar la compra de los hoteles Alto Calafate y Las Dunas”. 

Así, el fiscal apuntó a 20 de los acusados -entre ellos Cristina y sus hijos, Lázaro Báez y su hijo Martín- por haber formado parte de “un complejo entramado societario” que se puso en marcha “para poner en circulación en el mercado parte de las ganancias obtenidas como consecuencia de la defraudación al Estado (la causa de obra pública)”.En función de esta imputación solicitará sublevación a juicio oral. 

Será el segundo juicio que la familia Kirchner deberá enfrentar por lavado de dinero. El otro es por la inmobiliaria Los Sauces. Una vez presentado el requerimiento del fiscal, según fuentes judiciales, el juez enviaría la causa a la próxima instancia antes de fin de año. Será para Cristina la quinta investigación elevada. 

Para el fiscal, los acusados “recurrieron a los fondos obtenidos junto con Lázaro Báez, por la asignación irregular de obra pública vial en su provincia de origen” y “múltiples” negocios con las empresas del Grupo Austral”, con el fin de otorgarles a dichas operaciones comerciales, “apariencia de legítimas”. 

La Justicia determinó que las operaciones de lavado contaron con una instancia previa: que Néstor y Cristina Kirchner se hicieran de “fondos líquidos para poder justificar la adquisición de esos establecimientos hoteleros”. Entre 2005 y 2009 hubo más de 15 operaciones de terrenos y propiedades entre Báez y los ex presidentes. Con dicho flujo de dinero, indicó Ercolini, “Kirchner -a través de su hijo Máximo- adquirió el el hotel Las Dunas por 700.000 dólares y la totalidad del paquete accionario de la firma Hotesur, propietaria del hotel Alto Calafate, por 4.900.000 dólares”. 

Opina que es gratis