Los momentos de tensión que vivió el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, quedaron grabados en un video: agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia interceptaron su carro y lo detuvieron en una avenida cerca de Caracas.

La noticia de la detención del autodenominado presidente interino de Venezuela recorrió el continente y las voces de condena repetían un nombre que hasta hace pocos días a duras penas era conocido en su propio país. “Liberen a Juan Guaidó”, fue la consigna internacional.

Y funcionó: la misteriosa detención solo duró algunos minutos y la guerra de versiones comenzó en Caracas: ¿Quién estaba detrás del secuestro?

La ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, había dejado la mesa servida el viernes después de escribir en su cuenta de twitter que ya tenía una celda para el opositor:

“Guaidó, ya te acomodé la celda, con tu respectivo uniforme, espero que nombres rápidamente a tu gabinete para saber quiénes te van a acompañar, ‘muchacho pajúo’ (hablador)”, escribió Varela.

Según la versión del gobierno de Maduro, estas declaraciones sirvieron como pie forzado para hace un montaje con ayuda de funcionarios del Sebin.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, fue uno de los primeros en tratar de atajar las versiones que calificaban el hecho como el último atropello de un gobierno ilegítimo y aseguró que se trató de un “show mediático”.

El hecho sirvió para que la extrema derecha alimentara e instalara el show mediático y falso positivo“, dijo el funcionario en un contacto telefónico con el canal del Estado, Venezolana de Televisión (VTV).

En este sentido, informó que los funcionarios involucrados en el hecho, “están este momento siendo destituidos y se les están aplican sanciones disciplinarias bien severas”.

“Funcionarios del Sebin, actuando de manera unilateral, realizaron un procedimiento irregular en contra de Juan Guaidó. Pero ya está solucionado. Esto sirvió para que se instalara el show mediático”, concluyó Rodríguez.

En su cuenta de twitter difundió el siguiente mensaje:

 

Guaidó fue detenido en la autopista Caracas-La Guaira cuando éste se dirigía al cabildo abierto convocado en Caraballeda, en el estado Vargas, y la primera en confirmarlo fue su esposa, Fabiana Rosales, a través de Twitter.

“Íbamos bajando al Cabildo Abierto en La Guaira y en la autopista dos camionetas del Sebin con funcionarios totalmente armados y encapuchados, abrieron la camioneta y lo obligaron a bajarse. Nos dijeron que debían llevárselo detenido inmediatamente, forcejearon conmigo y me quitaron su teléfono celular, nos dijeron que teníamos que arrancar, después subieron hacia Caracas”, difundió Rosales más tarde a través de un audio de WhatsApp.

Minutos después, aclamado por cientos de seguidores, Guaidó llegó al sitio donde se realizó un cabildo abierto en Caraballeda, estado Vargas. “¡Hermanos aquí estoy!”, dijo al subir a una tarima vestido con camisa blanca y pantalón vaquero.

“Un mensaje a Miraflores (Palacio Presidencial): el juego cambió, el pueblo está en la calle, aquí están los símbolos de la presión, de la resistencia, de la fuerza. Si querían enviar un mensaje para que nos escondiéramos, aquí está la respuesta del pueblo. Aquí estamos”, aseguró.

“Trataron de ponerme las esposas, no lo permití porque soy el presidente legítimo de la Asamblea Nacional”, agregó el diputado, quien reiteró el llamado a una movilización el próximo 23 de enero.

Además, organizaciones de Derechos Humanos denunciaron que las periodistas Osmary Hernández, de la CNN, y Beatriz Adrián de Noticias Caracol, también fueron detenidas por el Sebin cuando se encontraban informando sobre la captura del Presidente de la Asamblea Nacional, y más tarde liberaron.

El viernes, Guaidó fue el orador principal de un “un cabildo abierto” en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Caracas. Allí, declaró que la Cámara -de mayoría opositora desde 2015- se apegará a la constitución venezolana y, en este sentido, asumirá “las competencias de la encargaduría de una Presidencia de la República”, no sin advertir que el mero decreto no será suficiente para sacar del poder a Maduro, que juró el jueves como jefe de Estado hasta 2025.

Opina que es gratis