Días después del atentado terrorista contra una escuela policial en Bogotá, que dejó 21 muertos, el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) justificó el ataque y pidió garantías para retornar a Colombia.

Pablo Beltrán, el jefe negociador del grupo guerrillero, manifestó en una entrevista con la agencia de noticias AFP que el ataque se produjo en represalia a las acciones militares del presidente Iván Duque.

Asimismo, pidió “garantías” para que en un plazo de 15 días la delegación del ELN retorne a Colombia tras la ruptura del diálogo.

“Nadie nos puede pedir que si nos atacan nos amarremos los brazos atrás. Aspiro a que ese ambiente se distensione y se puedan reanudar las conversaciones”, señaló Beltrán, quien además pidió al gobierno que “dé garantías para el retorno” al país, como establece el protocolo de ruptura de negociaciones y descartó una posible petición de asilo.

El jefe guerrillero aseguró que el Comité Central y la delegación de diálogos que está en La Habana desde mayo de 2018 desconocían los planes para atacar la escuela policial en Colombia que causó la muerte de 20 estudiantes y del perpetrador.

“No (sabíamos), por supuesto. Estamos en Cuba desde hace ocho meses. De los planes de los frentes nuestros en Colombia… no es de nuestra incumbencia”, comentó.

No obstante, descartó que esta acción forme parte de un grupo disidente contrario a las negociaciones de paz.

“Los acuerdos que hemos firmado en esta mesa han sido totalmente cumplidos por todos los frentes del ELN. Es una política de mantenernos en la mesa y pese a los ataques que recibimos y a los ataques nuestros, que en este caso llevan a que el gobierno no venga a la mesa”, explicó.

“De esos ataques, desde que llegó el gobierno de Duque, hemos recibido muchos”, agregó.

La Habana, garante y anfitriona de las reuniones, condenó el atentado, aseguró que jamás permitirá que su territorio sea usado para organizar actos terroristas contra ningún Estado, pero aseguró que respetará los protocolos firmados para caso de ruptura.

Estos indican que, ante el fin de la mesa, los garantes deben coordinar el retorno de la delegación del ELN en un plazo de 15 días desde el anuncio del término de las conversaciones. Este plazo vencería el 2 de febrero.

Opina que es gratis