Un tribunal del distrito norte de California ha condenado a Bayer a pagar 2.055 millones de dólares para indemnizar a un matrimonio que acusó a la compañía alemana de que el glisofato de su herbicida Roundup les provocó cáncer. La sentencia especifica que unos 2.000 millones corresponden a una multa por los daños y 55 millones en compensación al matrimonio. Aunque la sentencia se conoció este lunes, las acciones de la compañía alemana se están despeñando y ya han alcanzado el mínimo valor en siete años.  

Bayer, como en otras ocasiones, ha declarado que “está decepcionado con la decisión del jurado y apelará el veredicto en este caso, que entra en conflicto directamente con la decisión de revisión de registro provisional de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos publicada el mes pasado. El consenso entre los principales reguladores de salud de todo el mundo de que los productos a base de glifosato se pueden usar de una manera segura y que el glifosato no es cancerígeno, y los 40 años de investigación científica extensa en que se basan sus conclusiones favorables”.

Sin embargo, las continuas condenas judiciales parece que no le dan la razón a la multinacional alemana. Desde la absorción de Monsanto, la filial de herbicidas se ha convertido en una pesadilla legal para la compañía alemana. El pasado marzo, un jurado de Estados Unidos dictaminó que el glifosato presente en el herbicida Roundup fue un “factor sustancial” en el origen de un cáncer detectado en un hombre que usó dicho producto. Por este juicio, Bayer fue condenado a indemnizar con 5 millones de dólares además de pagar otros 75 millones en daños punitivos al demandante, que alegó que el uso de Roundup le causó un linfoma no Hodgkin. 

La multinacional alemana asegura que “el veredicto en este juicio no tiene impacto en casos y juicios futuros, ya que cada uno tiene sus propias circunstancias objetivas y legales. Además, este litigio llevará algún tiempo antes de que concluya, ya que ningún caso ha sido sujeto a una revisión de apelación donde se evaluarán las decisiones legales clave en los juicios. La compañía continuará evaluando y refinando sus estrategias legales a medida que avanza a través de la siguiente fase de este litigio, que estará marcada por un mayor enfoque en las mociones posteriores al juicio y la revisión de apelaciones y los juicios programados en diferentes lugares”.

En este último caso, la indignación de los accionistas ha sido mayor ya que Bayer ha tratado de culpabilizar a los dos ancianos de su enfermedad. “Tenemos una gran simpatía por el señor y la señora Pilliod [los demandantes], pero la evidencia en este caso fue clara: ambos tienen una larga historia de enfermedades que se sabe que son factores de riesgo sustanciales para el linfoma no Hodgkin (LNH), la mayoría de LNH no tiene causa conocida, y no hay evidencia científica confiable para concluir que los herbicidas a base de glifosato fueron la causa de sus enfermedades ‘pero no por la causa’ que el jurado debía encontrar en este caso”. 

Además de estas condenas, la compañía se enfrenta a una denuncia múltiple en el Distrito Norte de California, de 13.400 demandantes, que reclaman la compañía por daños y perjuicios asegurando que el glifosato del herbicida Roundup les ha causado linfoma no Hodgkin y mieloma múltiple. También tiene otros cuatro juicios por los mismos motivos pendientes de que les pongan fecha en Missouri y Montana para el resto de 2019.

En el primer trimestre de este año, Bayer admite que ha dedicado 51 millones de euros a litigios, de los que 13 millones se han pagado en acuerdos de reconciliación sin tener que llegar a los tribunales.  


Vía El Diario

Opina que es gratis