Ecuador dio vía libre al matrimonio homosexual tras un histórico fallo de su máximo tribunal que modifica la Constitución y desafía a la Iglesia católica en un país históricamente conservador. La resolución de la Corte Constitucional este miércoles  con cinco votos a favor y cuatro en contra,  desató el júbilo de grupos LGTBI y activistas de derechos humanos en la plaza Foch, en el centro moderno de Quito, así como en el puerto de Guayaquil (suroeste). Ecuador, un Estado laico pero donde el clero ejerce fuerte influencia, se suma así a Argentina, Brasil y Colombia en el reconocimiento de derechos de los homosexuales en Latinoamérica.

Esta decisión respalda la consulta de la Corte de Justicia de Pichincha sobre la aplicación de la Opinión Consultiva 24/7 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), la cual garantiza el matrimonio sin tener en cuenta la orientación sexual.

El órgano judicial abordó este tema el pasado martes 4 de junio de 2019, pero los jueces tras varias horas de debate no llegaron a una resolución definitiva al respecto.

La disputa ante la Corte fue abierta por una demanda realizada por la pareja Efraín Soria y Xavier Benalcázar, quienes alegan tener derecho a contraer matrimonio civil y desean que Ecuador les ofrezca esa posibilidad.

Ambos señalaron que como miembros de la comunidad Lgbti esperaban que la decisión de la corte fuera “a favor de la unión de las personas del mismo sexo. La corte tiene todos los elemento jurídicos, nacionales e internacionales para dictar un veredicto a favor de nosotros”.

El presidente de la Fundación Ecuatoriana Equidad, Efraín Soria, expresó tras la pasada sesión sin resultado de la Corte, que si este tema se “sigue dilatando, vamos a tener que armar nuevas estrategias legales, litigar posiblemente en cortes internacionales”.

Actualmente, Ecuador solamente reconoce como matrimonio legal el realizado entre un hombre y una mujer. De acuerdo a organizaciones Lgbti, se conoció que al menos hay 10 causas judiciales abiertas en este referente entre Guayaquil, Quito y Cuenca.

Opina que es gratis