9   +   8   =  

La historia era sensacional: un video con imágenes fuertes, visto millones de veces, un hombre desnudo, muy desnutrido y lastimado, que supuestamente había sido rescatado tras ser atacado por un oso y sobrevivir durante más de un mes en su guarida en Tuvá, región rusa fronteriza con Mongolia.

Sólo en español, el video fue compartido más de 48 mil veces en redes sociales y medios de todo el mundo publicaron la historia. Sin embargo, es falsa. En realidad, las imágenes muestran a un paciente que fue tratado por psoriasis a principios de junio de 2019 en un hospital de Aktobe, en Kazajistán, a más de 2 mil 600 kilómetros de Tuvá

El video fue compartido en Facebook y en Twitter, en entradas que mostraban imágenes del hombre, desnudo, demacrado, con heridas supurantes en todo el cuerpo. El material también circula en redes sociales en francés y en portugués.

También fue publicado en portales de noticias de todo el mundo, que replicaron la versión de The Siberian Times, del 25 de junio pasado, y de la agencia rusa de noticias EurAsia Daily, que dos días después, el 27 de junio, reconoció que la historia no era verdadera. La agencia ofreció una recompensa en dinero en efectivo para cualquier persona que pudiera identificar al hombre, que en el video dice llamarse Alexander, y prometió colaborar con las autoridades para esclarecer el hecho. 

El video, según explicó EurAsia Daily, llegó a la agencia a través de “un hombre de negocios bastante famoso en Tuvá”, cuyo nombre y apellido no revelaron por pedido de esta persona. “(Él) afirma que recibió información de sus amigos cazadores que conocen a los testigos presenciales del incidente”, detalló la agencia. “La historia nos pareció plausible debido al hecho de que recientemente los periódicos de Tuvá publicaron una historia sobre un residente local, Nikolay Irgit, que mordió a un oso que lo había atacado; parece que los osos en esta región y en las regiones vecinas se sienten como en casa…”, añadió.
 

Consultado por AFP Factual, el editor en jefe de EurAsia Daily, Vigen Akopyan, explicó en un correo electrónico que la investigación que lanzaron para dar con la historia real detrás del video viral “no había dado resultado”.

Un día después de la publicación de su primera nota al respecto, The Siberian Times publicó una actualización con declaraciones de voceros del Ministerio de Salud de Tuvá: “No podemos confirmar que el caso tuvo lugar en Tuvá. No fue registrado por el Ministerio de Salud ni el Ministerio de Emergencias ni ninguna otra entidad oficial (en la región). Probablemente sucedió afuera de Tuvá”, sostuvieron. El mismo día, la agencia Ria Novosti publicó las declaraciones de portavoces del Ministerio de Asuntos Internos del país, quienes también negaron que el hombre del video fuera un paciente de la región de Tuvá

¿Enterrado vivo?

Aunque mundialmente se dio a conocer como la historia del hombre atacado por un oso, el mismo video circula en redes sociales rusas (Vk) al menos desde el 19 de junio. En ellas aparece la misma persona con el título “Una persona viva sale de una tumba”, según la traducción del ruso que se obtiene con Google Translate. “¿No puedo entender cómo salió de la tumba? La cubierta está fijada con clavos, cubierta con tierra. Tanto tiempo tumbado en un ataúd, sin aire, agua, comida, ya medio descompuesto. ¿Quién puede explicar esto?”, dice la descripción del video, según la traducción de la herramienta de Google.

El video, según reportaron medios locales, circuló en servicios de mensajería acompañado de un archivo de audio que consignaba que después de inundaciones, el hombre había salido de un ataúd de un cementerio de Sochi, en Rusia. Otras versiones mencionadas por usuarios en redes sociales aseguraban que el ataúd era de un cementerio en Yessentuki, en el sur del país.

La pista kazaja

Zello Poisk, un grupo que se dedica a buscar personas perdidas en Aktobe, Kazajistán, pidió ayuda a sus seguidores en Instagram para dar con la persona del video y algunos aseguraron haber recibido el video por aplicaciones de mensajería, como puede verse en la siguiente captura, traducida con Google Translate.

En una entrada posterior, del 23 de junio, Zello Poisk anunció que, tras haber analizado el video, habían detectado que el idioma que se oía no era el hablado en la región rusa de Tuvá, sino kazajo. 

“Decidimos investigar y descubrir de dónde era esta persona (…) A juzgar por el lenguaje coloquial que se oye en el fondo, esto fue en Kazajistán, porque el idioma que se oye es kazajo. Revisamos en hospitales y pedimos ayuda a nuestros seres queridos. Al final, descubrimos que este hombre del video está en nuestra ciudad. Él está siendo tratado en un hospital en la ciudad y se está recuperando”, se lee en la entrada, según la traducción de Google.

En la nota publicada por The Siberian Times, los voceros del Ministerio de Salud de Tuvá también habían afirmado que las palabras que se oyen de fondo en el video no parecían corresponder a la lengua que se habla en Tuvá

¡Es mi paciente!

El 27 de junio, un portal de noticias ruso publicó el video de una entrevista televisiva a Rustem Isayev, director del Centro Médico Aktobe, en la ciudad homónima en Kazajistán. Isayev confirmó que el protagonista del video viral, Alexander, era paciente suyo y descartó que hubiera sido atacado por un oso en Tuvá

Según la transcripción de la entrevista provista por un periodista de la AFP en Almaty, KazajistánIsayev detalló que Alexander sufre de psoriasis desde algún tiempo. “Vino a nosotros hace 15 días y lo tratamos. Cuando su condición mejoró, le dimos el alta. Es un ciudadano de Kazajistán y residente de Aktobe”, aseguró.

Consultado por cómo se volvió viral el video de su paciente, el médico explicó que Yerlan Umirbekov, un médico de su equipo, lo filmó y lo envió desde su teléfono celular a sus amigos, y así comenzaron a circular las imágenes. Isayev aseguró que se implementaron sanciones disciplinarias al médico en cuestión. “No puedo despedirlo. Es un buen cirujano, un especialista”, añadió.

El 30 de junio, Daily Mail publicó una nota con declaraciones de Isayev, quien volvió a confirmar que el hombre del video viral, a quien nombró como Alexander P., de 41 años, es en realidad su paciente, en Aktobe, Kazajistán, es decir, a más de 2 mil 600 kilómetros de Tuvá, Rusia. “Él había estado en su casa, apático, no quería vivir, estaba en un estado de depresión”, detalló el médico. “Descuidó su psoriasis y llegó a nosotros en ese estado (el que se ve en el video)”. De acuerdo con Isayev, Alexander fue dado de alta y continúa su tratamiento de forma ambulatoria, bajo el cuidado de su madre. 

En conclusión, el hombre no fue atacado por un oso en la región rusa de Tuvá. En realidad, es un ciudadano kazajo que fue atendido en un hospital de la ciudad de Aktobe, en Kazajistán, por psoriasis.

Opina que es gratis