El film de debut de Akio Jissoji acerca de una relación incestuosa de dos hermanos de una familia tradicional que vive cerca de Kyoto, es el perfecto ejemplo de la escenificación del pensamiento budista en el cine, realizada con una fotografía cautivadora y unos rompedores planos secuencia.

Opina que es gratis