La Cámara de Diputados de Chile, con apoyo de la Democracia Cristiana, acaba de aprobar una reforma tributaria impulsada por el gobierno de Sebastián Piñera que descontará alrededor de 833 millones de dólares a los más ricos del país.

La Sala de la Cámara de Diputados concluyó el análisis del proyecto de modernización tributaria impulsado por el gobierno de Sebastián Piñera, logrando la aprobación del grueso de sus normas y aspectos claves de la propuesta, entre estos la reintegración del sistema tributario chileno.

Esta última norma –que establece un único sistema 100% integrado y de tributación de los dueños de las empresas en base a retiros– ha sido una de las modificaciones más criticadas desde la oposición al Ejecutivo, por significar que el Estado dejará de recaudar unos USD 833 millones, beneficiándose con ello a los más ricos del país.

La molestia de la ciudadanía por ese hecho en particular va de la mano con el malestar contra quienes -aún estando en la oposición- hicieron posible su aprobación con 80 votos a favor, 63 en contra y una abstención.

Se trata de los miembros de la Democracia Cristiana (DC) Gabriel Ascencio, Iván Flores, Pablo Lorenzini, Joanna Pérez, Jorge Sabag, Gabriel Silber, Daniel Verdessi y Matías Walker, quienes le dieron el visto bueno a la propuesta de Piñera, a los que se sumó su camarada Miguel Ángel Calisto, quien se abstuvo.

Tras su aprobación en la Cámara de Diputados, el proyecto pasa ahora al Senado para su discusión y votación.

Opina que es gratis