No conformes con el fracaso del Petro -un presunto criptoactivo que nadie compra vende-, ahora los “genios” del Gobierno lanzan una nueva plataforma para seguir haciendo el ridículo y de paso, tratar de apoderarse de las remesas de los venezolanos. El sistema, denominado “Patria Remesa”, promete ser “la manera más segura y eficaz de recibir dinero del exterior”.

“El superintendente Nacional de Criptoactivos, Joselit Ramírez, destacó que Patria Remesa en Criptoactivos, plataforma para el envío de dinero desde el exterior al país mediante el Sistema Patria, está en pleno funcionamiento”, señala una nota de prensa nada menos que de la Vicepresidencia de la República.

Ramírez, un presunto experto en criptoactivos, asegura que esa cosa horrenda llamada revolución bolivariana, es capaz de “aportar a la economía mundial”:

“El mundo va evolucionando, hay una nueva revolución económica que está llegando para seguir avanzando en el país y aportar a la economía mundial. El sistema financiero tradicional ya no da para más. Es por eso que llegaron las criptomonedas para abrirle los ojos al mundo económico”, soltó el superintendente en Radio Nacional de Venezuela.

Quizás Ramírez no se acuerda que fue el propio Maduro quien le prometió al país que el salario mínimo estaría anclado al Petro, y que su valor se determinaría en función del valor de un barril de petróleo. Todo iba bien, hasta que Maduro quiso poner en marcha su política monetaria contractiva favoreciendo el ciclo recesivo para intentar castigar a la hiperinflación, y en lugar de ofrecer el tan ansiado aumento estrambótico de salario mínimo que todo el mundo esperaba en función del petro, terminó ofreciendo 40 000 bolívares que hoy solamente alcanzan para comprar un cartón de huevos, un logro que solamente es posible en revolución.

Maduro, necesitado de liquidez tras el declive de la producción de Petróleos de Venezuela, el agotamiento de las reservas internacionales y el cierre del grifo para los créditos en el exterior, busca desesperadamente la manera de monetizar commodities diferentes al petróleo y de abastecerse de dólares, pues las dictaduras y sus cúpulas de algo tienen que vivir, sin importar que la gente se muera de hambre.


Con información de El Cooperante

Opina que es gratis