Estados Unidos no pretenden alguna intervención militar como una salida a la crisis económica y política de Venezuela, dijo el encargado de una oficina diplomática estadounidense citado por un medio local.

El gobierno de Donald Trump está empleando las sanciones y la diplomacia para presionar la salida del presidente venezolano Nicolás Maduro del poder, pero hasta ahora no ha mostrado la intención de usar la fuerza militar, aunque tampoco la ha descartado.

Washington junto con otras decenas de países, reconocen a Juan Guaidó como líder legítimo de Venezuela, quien es líder de la Asamblea Nacional e invocó en enero pasado una disposición constitucional para proclamarse presidente encargado, argumentando que la reelección de Maduro en 2018 fue un fraude.

“Lo que queremos nosotros no es una intervención militar de la comunidad internacional, sino una salida pacífica, política, democrática con la Constitución de Venezuela. ¿Cómo pueden tener una democracia cuando la gente no puede escoger con votos?”, dijo el encargado de negocios para Venezuela que despacha desde Bogotá, James Story. “Ya existe una intervención militar, hay militares rusos en el país, chinos y sabemos que hay un montón de militares cubanos”, agregó.

El Departamento de Estado anunció el miércoles pasado que abrirá una Unidad de Asuntos de Venezuela que estará dirigida por James Story, el encargado de negocios de los Estados Unidos para el país sudamericano y quien fue uno de los últimos diplomáticos estadounidenses retirados de la embajada en Caracas en marzo, cuando Maduro rompió relaciones políticas con Washington.

Con la mediación de Noruega, el gobierno de Maduro y la oposición iniciaron un acercamiento para superar la crisis, pero luego hubo una pausa.  Sin embargo, Maduro informó que su gobierno retomó el contacto con Noruega y los representantes de la oposición, al reconocer que suspendió la participación de sus delegados por las últimas sanciones estadounidenses.

“Seguramente en los próximos días se darán buenas noticias del proceso de diálogo”, dijo Nicolás Maduro en una entrevista en Caracas concedida a la agencia de noticias china Xinhua. El mandatario izquierdista, que mantiene el control de las funciones del Estado, incluida las Fuerzas Armadas, califica a Guaidó como un títere de Washington que busca derrocarlo con un golpe. 

Mientras, Guaidó acusa a Maduro de usurpar el poder y lo responsabiliza de la crisis que empobreció a la población y obligó a unos 4 millones de venezolanos a salir del país.

Opina que es gratis