Sebastián Piñera es un camaleón: tan solo un año atrás, el empresario derechista trató de adueñarse de la memoria histórica del golpe de estado que derrocó a Salvador Allende e instauró una dictadura de 17 años con la que el propio Piñera se hizo millonario. 

Hoy, el empresario ordenó no hacer ningún tipo de acto y su vocera Cecilia Pérez, aseguró: «Como Gobierno, nosotros no tenemos contemplada ninguna ceremonia particular, pero sí, y sin duda, es un día para reflexionar».

Reflexionar, dice la ministra, sobre «lo importante que es cuidar la democracia, cuidar el diálogo republicano; lo importante que es cuidar el respeto». Y reflexionar, aclara ella, «personalmente», como si no fuera necesario el hecho colectivo, la memoria y el compromiso de una nación entera que sufrió toda los desmadres de la dictadura.

Ni siquiera está contemplado un discurso por parte del presidente Sebastián Piñera, en una fecha que genera diferencias en Chile Vamos.

En la previa del 11, si bien el Mandatario no aludió directamente al golpe, sí habló de la transición, elogiando el proceso que vino en el camino a la democracia.

“A 30 años del plebiscito de 1989 podemos tener la alegría y satisfacción de asegurar que Chile estuvo a la altura del desafío y que fuimos capaces de hacer una transición que es considerada ejemplar, no solamente en nuestro país, sino en el mundo entero, porque recuperamos nuestra democracia, nuestras libertades, el respeto a los DDHH, una mejor convivencia y amistad cívica entre los chilenos”, remarcó.

La razón de La Moneda la entregó el ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien consideró que este año no es significativo en comparación a otros, y que se debe avanzar a la normalidad de las actividades.

“Lo hemos hecho con anterioridad cuando vemos que han sido lapsos de tiempo que son significativos, pero creemos también que cuando no ocurre -como ahora- la normalización de las actividades es una manera equilibrada de enfrentar las fechas históricas sin necesidad de estar siempre haciendo actos sino que hacerlo cuando sean periodos significativos”, puntualizó.

Sin embargo, la decisión fue criticada por la presidenta de la agrupación de familiares de Ejecutados Políticos, Alicia Lira, quien emplazó al presidente Sebastián Piñera a asumir una postura que represente a todo el país y acusó al gobierno de sumarse al negacionismo.

“Piñera es el Presidente de todos los chilenos y tiene la obligación de conmemorar una fecha tan trágica para este país. Están sumándose a la política del negacionismo: hay que recordar que Chadwick, Larraín y muchos de ellos fueron cómplices de la dictadura cívico militar, (pese a que) en este país hay más de 900 detenidos desaparecidos que aún no aparecen sus restos”, acusó.

En la misma línea, para el presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, la decisión de no hacer un acto oficial responde a las diferencias que genera la fecha al interior de Chile Vamos, donde algunos personeros fueron partidarios de la dictadura.

“Constituyen fuerzas políticas que no tienen convicciones democráticas profundas. Nos parece que esta es una fecha para recordar en una perspectiva de futuro y no olvidar lo que pasó en nuestro país. Este enorme quiebre que significó un daño tremendo para nuestra convivencia”, aseguró el timonel PS, según consigna BíoBio

Con todo, a las afueras del Palacio de Gobierno, la oposición hará diversas actividades junto a la estatua del expresidente Salvador Allende. 

Opina que es gratis