El senador Roy Barreras denunció que en la operación militar contra disidentes de las FARC se cometió una masacre.

El ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero, justificó el martes el operativo militar dirigido contra disidentes de las desmovilizadas FARC, en el cual murieron siete menores de edad, entre ellos una niña de 12 años.

Botero, quien afrontó el martes en el Senado un debate de moción de censura, aseguró que la operación militar contra los disidentes, desarrollada hace unas semanas en el departamento del Caquetá, en el sur de Colombia, fue “lícita”, y apegada al derecho internacional humanitario.

“Esta fue una operación lícita hecha con toda la rigurosidad del Derecho Internacional Humanitario (DIH) y con acompañamiento de la Fiscalía, que desde un principio conocía de la operación”, dijo el ministro.

El senador Roy Barreras denunció este martes en la sesión parlamentaria que el operativo en el Caquetá, en el que perdieron la vida alrededor de 14 disidentes de las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), fue en realidad una masacre, que incluyó el asesinato de siete menores de edad.

 

“Usted le escondió a Colombia que ese día bombardeó a niños y murieron siete menores. Usted por qué no le contó a Colombia que había bombardeado niños en ese operativo”, dijo Barreras.

Pero el ministro Botero sostuvo que será la Fiscalía la que deberá determinar si los disidentes cuentan con alguna responsabilidad por tener menores armados en un campamento.

“Allí se recuperaron once o doce fusiles (…) una ametralladora, dos pistolas, es decir había abundante material (bélico) y serán sus miembros quienes deberán responder por utilizar menores de edad”, aseveró el ministro de Defensa.

El presidente de la cámara alta, Lidio García, una vez terminado el debate de moción de censura, convocó a los senadores a una nueva sesión el miércoles de la semana próxima para proceder a la votación respectiva.

Opina que es gratis