Aunque el presidente Evo Morales descartó que vaya a renunciar y reiteró el anuncio que hizo en la mañana de convocar a nuevas elecciones con un Tribunal Supremo Electoral renovado, el mandatario boliviano está cada vez más cerca de dejar el poder. 

En entrevista con radio Panamericana minutos después de la conferencia de prensa, evitó hablar sobre una posible candidatura en el nuevo proceso electoral y aseguró que en este momentos hablar sobre su postulación o renuncia podría alentar la convulsión social en Bolivia.

“En estos momentos no llamen a la confrontación y a la confusión, en este momento las candidaturas deben ser secundarias, lo primero es pacificar Bolivia. Vamos al diálogo y acordemos cómo cambiar nuestro Tribunal Supremo Electoral (TSE) y segundo en qué tiempo podemos garantizar unas nuevas elecciones”, declaró Morales.

Con relación al pedido de renuncia de algunos sectores del país, el jefe de Estado aseguró que cumplirá con su mandato constitucional, que señala que su gestión concluye en enero próximo.

“El rol constitucional determina que la gestión termina el 21 de enero del próximo año, quienes insinúan (la renuncia) están con el golpe de Estado (…) ahora que hay nuevas elecciones (piden) renuncia, yo tengo que cumplir mi rol constitucional”, agregó.

Por otro lado, el mandatario pidió a las personas que se encuentran movilizadas en las calles que depongan sus protestas y levantes los paros. Considera que con el anuncio de nuevas elecciones en el país, con nuevos vocales electorales, la medida ya no tiene razón de ser.

Opina que es gratis